Busca Hoteles y Boletos de Avión en Internet

Búsqueda personalizada

domingo, 24 de agosto de 2008

Nayarit: Los Toriles

Los Toriles

Ixtlán del Río, cuenta con una zona arqueológica la cual esta formada por una plaza, en la cual hay un altar con cuatro pequeñas escalinatas y a los costados edificios aprovechados para pequeñas habitaciones, los cuales son de plantas rectangulares. Estos templos habitaciones están construidos sobre plataformas con pilastras hechas de adobe, así como banquetas y escalinatas.

Uno de estos templos tiene una calzada con pisos de lajas, a la cual conduce al monumento redondo, que en 1948 descubriera el Prof. José Corona Núñez, y que elocuentemente describe su hallazgo, cuando dice: “El monumento redondo tiene 30 metros de diámetro por 4 metros de altura; muros de talud, coronados por un pretil perforados con cruces a manera de claraboyas, cuatro escaleras de acceso, limitadas por alfardas terminadas en dado, una de ellas conserva el pasamanos también en cruces.

Arriba, dentro del patio redondo, limitando los pretiles, hay basamentos piramidales, uno al norte y uno al sur, con escaleras orientadas hacia el centro. El del norte tiene un tablero vertical liso y el del sur con una cornisa en bisel. Según los restos encontrados, estos basamentos sostuvieron pequeños adoratorios, con pórtico de columnas, techos de terrado y almenas alteradas con piedra: una en forma de puntas de flecha, otras compuestas por un disco que lleva inscritas dos circunferencias, a este monumento le llaman “Templo de Quetzalcóatl” y lo ubican en el horizonte Tolteca creyendo ver rasgos culturales toltecas, sobre todo en su arquitectura.

En épocas más tempranas, entre los años 300 a.C. a 600 d.C. floreció un complejo cultural conocido como la tradición de Tumbas de Tiro, caracterizado por la arquitectura subterránea y las ofrendas que depositaban en el interior de las cámaras fúnebres. Su origen es muy antiguo y se han encontrado en los vecinos estados de Colima, Zacatecas, Jalisco y Michoacán.

Esta etapa del desarrollo prehispánico distingue e identifica al Occidente de México de las otras expresiones culturales de Mesoamérica, en el período formativo tardío y clásico temprano. En Nayarit el complejo de tumbas de tiro se identifica con el periodo Ixtlán temprano (300 a.C. a 300 d.C.), y se han definido tres estilos peculiares de modelar el barro: Chinesco, Ixtlán y San Sebastián.
Las cerámicas de esta tradición muestra abundancia de color predominando los colores: rojo, naranja, crema amarillenta y la modalidad “al negativo”. La temática común son los seres humanos como guerreros, músicos, mujeres, enfermos y parejas.

Alrededor de los años 500 a 600 d.C., la tradición de Tumbas de Tiro desaparece y una nueva forma de percibir la vida inicia entre 750 a 900 de nuestra era. Este desarrollo cultural se identifica como la Tradición Aztatlán y es conocida en los períodos Ixtlán Medio (750 a 1110) que representa el apogeo de esta ciudad dedicada al dios del viento; e Ixtlán Tardío (1110 a 1525) identificado por cerámicas lisas rojas de uso doméstico y cajetes y molcajetes trípodes con decoración blanca sobre rojo.


La zona arqueológica “Los Toriles”, comprende de tres hectáreas exploradas divididas en tres secciones de acuerdo a las épocas de exploración.

La primera sección se localiza en la entrada de la zona explorada de 1962 a 1968, dejando al descubierto importantes edificios como el Palacio de Tláloc, con distribución en forma de “L” donde se observan los pilares que soportan la techumbre y las dos escalinatas. Al lado se encuentra un basamento piramidal cuadrado con sus cuatro escalinatas, a otro extremo se observa un adoratorio, también de planta cuadrada con escalinatas orientadas al poniente.

La segunda sección fue destruida y explorada en los años 1988 a 1989, siendo la más reciente. Esta compuesta por dos macroplazas integradas por cimientos de nueve palacios o edificios que tuvieron funciones administrativas y religiosas, orientadas de este a oeste y otros de norte a sur.

La tercera sección, fue descubierta y explorada de 1947 a 1949, consta de una pequeña habitación perteneciente al “Chaman o Brujo”. A un costado se encuentra un adoratorio de forma cuadrada. En seguida el importante e imponente palacio dedicado al dios Quetzalcóatl (dios de la guerra y los sacrificios), siendo uno de los templos más bellos de la arquitectura prehispánica de occidente, de planta circular con basamento en talud y cuatro escalinatas (aunque el arqueólogo José Corona Núñez afirma que eran cinco escalinatas).

Este templo tiene cuatro metros de altura con veinticuatro metros de diámetro y pretil que corona dos adoratorios, al sol y la luna, de base cuadrada con basamento y escalinatas piramidal adornado con vanos en forma de cruz, símbolo del dios del viento (Ehécatl); enseguida se tiene otro templo que está comunicado por una pequeña calzada hacia el palacio de “Quetzalcóatl”.

En la esquina izquierda de esta mansión se admira un “Chimalli” (escudo) de piedra labrada, con bases rectangulares, con pilares y escalinatas; al frente de este templo encontramos otro adoratorio en forma cuadrada de tres escalinatas ubicadas en la parte central de una gran plaza; al otro costado se ubica el gran palacio de “Tezcatlipoca” con características similares al templo anterior.

1 comentario:

Pau dijo...

Este destino es en verdad bello, no lo conozco aun pero ojala pueda pronto organizar un viaje al mismo, seria cumplir un sueño, saludos a todos.
Pau - Paquete Todo Incluido a Ixtapa.

Busca mas Videos de Modelos y Actrices en la red de blogs de "Testigo en Video"